TAROT GRATIS

TAROT GRATIS
TAROT GRATIS

lunes, abril 26, 2010

Un susto en Aguascalientes para José Tomás


Los mitos nunca mueren: perviven en la memoria colectiva, como es el caso de Manolete, o prometen pervivir en memorias colectivas futuras, como el malherido José Tomás, torero que torea la muerte en cada corrida y se deja torear por la señora de la guadaña.

Un día el torero de Galapagar nos dará un susto fatal. El susto de Aguascalientes es un prólogo más del fin de la novela que escribe el diestro por las plazas de toros con su sangre. Yo no entiendo las partidas que le echa José Tomás a la muerte. Nunca entendí a la gente aficionada al riesgo. ¿Por qué jugar la existencia? ¿Por dinero? ¿Por fama? ¿Para escribir tu nombre en la Historia del toreo?

No me gustan los héroes ni los suicidas, pero José Tomás tiene una magia que me atrae: es un mito.


----------------

Regalos para el Día de la Madre

jueves, abril 08, 2010

Tres millones de fianza: la calderilla de Jaume Matas

 
 La calderilla puede ser más o menos según el importe a que ascienda tu patrimonio. Para un desempleado con subsidio de 426 euros, sería calderilla unos centimitos de ésos que se te pierden por la cartera. Para Jaume Matas, en cambio, calderilla han sido los 3 millones de euros que evitaron su entrada en la trena. Siguiendo con el ejemplo del parado y del ex Presidente balear, deberíamos resaltar el diferente caso que la Justicia de este país nuestro les dispensaría a ambos. Si el parado tuviera la tentación de robar una barra de pan en el supermercado, iría a la cárcel. Jaume Matas, que presuntamente ha cometido también un delito penado con prisión, puede evitarla con su "calderilla".
 
 El dinero da muchas cosas y evita males. Con dinero el señor Matas ha comprado la libertad. Suerte la suya. Con dinero han comprado al señor Matas, presuntamente, unos empresarios que buscaban prevendas. Por unos millones para comprarse un palacete lleno de escobillas de baño caras y de felpudos casi de precio mileurista Jaume Matas se dejó comprar.
 
 ¿Y quién no se dejaría comprar por un palacio en el centro de Palma? Es una tentación. También es una tentación coger unos cuantos comestibles en el supermercado para los socios forzosos del INEM. Yo les recomendaría a estos últimos que no caigan en la tentación del delito: No tienen calderilla suficiente para pagarse la fianza de la libertad.
 
 
--------------------