lunes, febrero 02, 2009

Los 50 años de castrismo en Cuba

 La crisis económica que vivimos ha venido a demostrar que ni el comunismo tiene la solución a los problemas económicos de una sociedad, ni el capitalismo puro es el remedio que llena las despensas del personal.
 
 Es cierto que en Cuba, como sucedió en los antiguos países comunistas, hay un grave problema de desabastecimiento de productos básicos porque el talón de Aquiles de una economía centralizada es el bajo nivel de productividad, pero no es menos cierto que en nuestras ciudades españolas hay pobreza, personas que duermen en la calle, gente que pide comida o la roba en los supermercados. Hasta hay gente que no puede pagarse unas vacaciones y muchos menos alojarse en un hotel caro como el Ritz de Madrid o el Arts de Barcelona. ¿Se puede decir que un español tiene libertad para pasar unos días en un hotel caro? Si la libertad la medimos en euros, que es como la mide la realidad cotidiana de todos nosotros, somos muchos los que, igual que los cubanos, no somos libres para disfrutar una maravillosa suite en nuestro país.
 
 Mucho me temo que muchos de los cubanos que hoy se lamentan por vivir en una dictadura, mañana, cuando les digan son ustedes libres, pueden votar, elegir presidente, decidir con su voto el color del Gobierno de su país, no vayan a ser más libres. Igual que muchos españoles humildes no lo somos en España, porque la libertad te la da más la cuenta corriente que las urnas.
 
 

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...