sábado, junio 18, 2016

Ladrón rico, ladrón pobre



En este país nuestro la Justicia diferencia entre ladrones ricos y ladrones pobres. Los ladrones ricos salen de la cárcel pagando una fianza. Los ladrones pobres se quedan entre rejas o entran en la cruel prisión por delitos tan nimios como pagar con una tarjeta ajena unos pañales y algo de comida para un bebé. El ejemplo lo tenemos en Mario Conde y en ese chico de Granada, Alberto Fernández, condenado a seis años de cárcel por pagar con una tarjeta falsa 79,20 euros de compra. El señor Conde delinquió presuntamente al por mayor y ha regresado a su casa sin necesidad de indultos del Gobierno.

Los aspirantes al delito deberían tomar nota. Deben delinquir lo grande para recibir un trato más favorable por parte de Jueces y Fiscales. En España se premia lo chic, lo lujoso, lo ostentoso. No es lo mismo ser un ladrón de guante blanco subido a una bicicleta que ser un ladrón de guante blanco subido a un buen coche con chófer. 

Esto es así ahora y ha sido así siempre. Los ricos, sean ladrones o sean honrados, tienen el perdón de la Justicia y hasta de la opinión publicada. Gusta lo grande. Gusta un Mario Conde con mansiones, mayordomos y yates. Un joven engañado presuntamente por un supuesto amigo nos parece algo tonto. A la Justicia también. Tal vez por eso lo han metido en la cárcel.


-----------------------------------

Tamara Falcó ejerce de hermana de la novia

Tamara Falcó es la hermana de la novia, un papel de segundona sin futuro en el altar a la vista que no gustaría a muchas muejres...