TAROT GRATIS

TAROT GRATIS
TAROT GRATIS

lunes, marzo 10, 2008

ZP gana y convence en las urnas

 El señor Zapatero le ha ganado las elecciones a un señor Rajoy poco convincente para el electorado de centro y muy mal aconsejado por los que se decían sus amigos.
 
 Don Mariano fue un candidato que no supo ilusionar al electorado que le podía dar la victoria, es decir, al centro sociológico que decide su voto por un debate electoral o por una promesa tangible. El señor Rajoy hablaba de catástrofes sin dar soluciones, anunciaba un ministro estrella para salvarnos de la crisis económica que se estrellaba en el primer cara a cara con el señor Solbes, decía que iba a bajar los impuestos sin concretar la bajada en cifras. Los profetas que en el Antiguo Testamento anunciaban calamidades al personal no olvidaban meter en la profecía siniestra la esperanza de un mesías salvador de la humanidad. El señor Rajoy no se supo vender como mesías; quedo en profeta barbudo, y la España que se rompía en fragmentos territoriales y en crisis económicas eligió al tío simpático que se lleva a los artistas del brazo mientras arremete contra los obispos. 
 
 Las urnas dijeron lo que piensa la mayoría de los españoles. No valen las manifestaciones multitudinarias en Madrid. No vale agarrarse a la pancarta. No vale arrimarse a la derecha. El centro decide. Es en el centro donde está el puñado de escaños que lleva a un partido político a La Moncloa. ¿Y cómo se gana el centro? Con marketing, sabiendo venderse.
 
 La campaña electoral del Partido Popular fue desastrosa. Todo era el señor Rajoy porque la compañía era para no dejarla hablar. El fichaje estrella más que ganar votantes los ahuyentaba. En la trastienda de Génova 13 estaban don Carnal y doña Cuaresma peleándose por suceder a un señor Rajoy que no imaginaban Presidente del Gobierno. Acompañando al candidato estaba todo el pijerío pepero, ésos que brindaba con champán tras los debates electorales como si hubieran ganado la guerra de Cuba.
 
 En cambio, el señor Zapatero supo movilizar a su electorado más propenso a la abstención acordándose de los obispos de la manifestación del 30 de diciembre en Madrid y con una política de cheques muy bien acogida por una sociedad a la que le vienen muy bien los 2500 euros para celebrar el bautizo del niño o los 400 euros para irse a la semana fantástica de "el Corte Inglés". Todo ello unido a la buena imagen personar del líder socialista ante las cámaras de televisión en los debates le ha echo ganar las elecciones.
 
 ¿Debe seguir el señor Rajoy al frente del PP? En mi opinión, no. Dos elecciones perdidas son para que uno reflexione y piense en dar paso a un nuevo candidato. El Partido Popular debería centrarse si quiere ser una alternativa, dejarse de pancartas, apartarse de los obispos que hablan en sus manifestaciones de "que se acaba la democracia porque la gente se divorcia" e iniciar un lavado de cara. La marca PP no vende. Nombrar al PP es como nombrar al hombre del saco. Eso se arregla con una campaña de marketing, y el marketing empieza por cambiar al candidato. En Génova 13 deberían pensar en una cara nueva, simpática, que salga bien en la tele y que haga propuestas.
 
 Lo mejor de estas elecciones ha sido sin duda el escaño de UPyD. La señora Díez se lo merecía tras verse obligada a hacer una campaña de mucha acera por falta de recursos y tras recibir un silencio mediático por parte de los medios de comunicación que siempre la tenían en antena cuando pensaban que acabaría sumándose al PP. Doña Rosa no perdió la sonrisa y los votantes la han premiado con un escaño. Seguro que de haber tenido más apoyo UPyD hubiera ganado más votos.
 
 



Enviado desde Correo Yahoo!
El correo favorito de los internautas..