viernes, octubre 10, 2008

El amor a los ochenta

Hay amores que matan y hay amores que dan vida. Un amor a lso ochenta años sólo puede dar felicidad, sobre todo cuando eres mujer y enamoras a un hombre con edad para ser tu hijo.
 
 Es el caso de la duquesa de Alba, una mujer incomprendida en una España que se hace cruces frente al televisor al ver a doña Cayetana del brazo de su novio. El machismo ibérico sale a flote. La sociedad española todavía no asume una pareja en la que el hombre es más joven que la mujer. Dicen que la quiere por dinero. ¿Y los hijos? ¿Acaso los hijos no te quieren por la herencia? Yo no conozco a ningún hijo que haya renunciado a la herencia, al contrario, muchas peleas ha habido y hay tras el entierro por los despojos del progenitor muerto.
 
 Doña Cayetana debe casarse con su novio si ese es su deseo. Yo de ella,  ya estaría preparando un bodorrio en Sevilla por todo lo alto.
 

Tamara Falcó ejerce de hermana de la novia

Tamara Falcó es la hermana de la novia, un papel de segundona sin futuro en el altar a la vista que no gustaría a muchas muejres...