jueves, marzo 11, 2010

¿Mi vida en tus manos?

 
 Mi vida en tus manos, dice la Conferencia Episcopal en su campaña publicitaria. Mi vida en tus manos, dicen los disidentes cubanos en huelga de hambre. La vida depende de la madre, del padre, de los hermanos Castro,... Unos, los fetos, tienen la vida más hipotecada por las circunstancias. Otros, los disidentes, han puesto su vida en hipoteca: no comen porque no les da la gana.
 
 Sorprende a una que los medios de comunicación que ponen el grito en el cielo por un aborto aplaudan o comprendan una huelga de hambre. Debe ser que contra el comunismo dictatorial de los Castro vale todo, hasta un suicidio a cámara lenta.
 
 En medio de este escaparate de vallas publicitarias y disidentes famélicos se cuelan los actores. Ya echaba yo de menos a Bardem en plan reivindicativo. Gracias a Dios, Penélope no lo ha vuelto budista. El chico sigue siendo digno hijo de la madre que tuvo su vida fetal en sus manos.
 
-------------------
 

Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...