lunes, abril 26, 2010

Un susto en Aguascalientes para José Tomás


Los mitos nunca mueren: perviven en la memoria colectiva, como es el caso de Manolete, o prometen pervivir en memorias colectivas futuras, como el malherido José Tomás, torero que torea la muerte en cada corrida y se deja torear por la señora de la guadaña.

Un día el torero de Galapagar nos dará un susto fatal. El susto de Aguascalientes es un prólogo más del fin de la novela que escribe el diestro por las plazas de toros con su sangre. Yo no entiendo las partidas que le echa José Tomás a la muerte. Nunca entendí a la gente aficionada al riesgo. ¿Por qué jugar la existencia? ¿Por dinero? ¿Por fama? ¿Para escribir tu nombre en la Historia del toreo?

No me gustan los héroes ni los suicidas, pero José Tomás tiene una magia que me atrae: es un mito.


----------------

Regalos para el Día de la Madre

Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...