sábado, febrero 25, 2006

El 23-F veinticinco años después

Se cumplieron esta semana veinticinco años del golpe del 23-F. Dicen que veinte años no son nada pero a mi estos veinticinco años me parecen toda una vida. Muchas cosas han pasado desde entonces. Lo más importante es que la democracia en España ya ha perdido los pañales de la niñez y se ha adentrado en la juventud reposada hacía la consolidación de la edad madura. Lejos nos quedan los trajes militares en la política, algunos ni siquiera edad tenemos para recordarlos no siendo por fotografías.
Hoy es día de recuerdo de alivio por poder contar una historia distinta a la que de haber triunfado el golpe nos hubiera tocado vivir aún creyendo que corto sería el triunfo que no convence en una época que nada tenía que ver ya con la guerra fraticida de nuestros abuelos. Todos se preguntan que hacían aquel fatídico 23-F. No les voy a contar lo que hacía yo aquel día porque poco puedo contar ya que la edad no me daba más que para colegio casi recién iniciado. Tuvieron que pasar algunos años para que lo que entonces no entendiamos lo que había pasado nos dieramos cuenta de que algo había pasado gracias a las imagenes y sonidos que recogieron camaras de televisión y micrófonos en el Congreso de los Diputados bajo los tiros del coronel golpista Tejero. Afortunadamente todo había quedado en un susto; la democracia seguía su curso.
Remirando las fotografías se comprueba que también tiempo ha habido para que cambiaran muchas caras de la política ejerciente. Sólo el señor Fraga y pocos más quedan de los de entonces. Bueno sí, también habría que contar a S.M. el Rey que tuvo un papel fundamental en el feliz desenlace del 23-F. Por cierto, un Rey y una monarquía muy distinta a la que nos muestran y demuestran las revistas del corazón últimamente.


Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...