TAROT GRATIS

TAROT GRATIS
TAROT GRATIS

viernes, mayo 16, 2008

El Día de las Letras Gallegas

 Mañana sábado se celebra el Día de las Letras Gallegas, un día que hace años no era festivo ni estaba tan manchado por la política como lo está ahora. Recuerdo con nostalgia las fiestas que celebramos en el colegio, las semanas previas ensayando obras de teatro para representar el 17 de mayo, me recuerdo a mí misma memorizando un guión, aquel guión que con tanto cariño había adaptado, recuerdo aquel precioso vestido rosa de la protagonista.
 
 Ahora, en cambio, el Día de las Letras Gallegas es un festivo politizado, cosa que nunca se debió permitir por parte de los escritores en lengua gallega. La literatura, el arte, debe estar por encima del bien y del mal de la política. No se vende literatura con una manifestación el día 18 en plan quejica ni se consiguen más gallegohablantes llevando a los escolares a correlinguas que acaban dando vivas al vicepresidente Quintana como si la Vicepresidencia de la Xunta fuera un Vicereino Galaico rescatado de la Edad Media.
 
Respetemos el arte, la literatura, al escritor que escribe sin llorar ni venderse a un político; alguno habrá y si no lo hay, debería haberlo. El idioma necesita una pluma comprometida con la belleza porque sólo desde la belleza se llega a la gente, se vencen los prejuicios, se hace un idioma grande.
 
 Los idiomas son lo que es su literatura, sobre todo lo que es su poesía, las letras de las canciones. En Galicia no tenemos un Serrat o un Sabina que lleguen al gran público cantando en gallego. Deberíamos tenerlos porque el gallego es un idioma muy poético, mucho más poético que el castellano, es un idioma vibrante del que se pueden sacar grandes letras para canciones alejadas del tópico del folclore.
 
 Como decía, mañana se celebran las Letras Gallegas. compremos literatura en gallego, olvidémonos de los políticos, de sus políticas, de sus normalizaciones lingüísticas, de las imposiciones bienintencionadas que acaban teniendo el efecto contrario al que buscan. Abandonémonos en la belleza de la literatura escrita en gallego, en la poesía sobre todo.
 
 No lo niego: la poesía es mi pasión inconfesable. Si algún día me pierdo, seguro que me encuentran con un libro de poemas en la mano, recitándolos como en aquellos tiempos escolares repetía una y otra vez los diálogos que con tanto cariño había escrito para un 17 de mayo. Sí, en gallego, igual que las poesías que hoy son mi vicio y de cuya autora no voy hablar, entre otros motivos, por respeto al escritor homenajeado este año, Xosé María Álvarez Blázquez, del que es el siguiente poema:
 
Non é certo que os nenos teñan fame

Non pode ser.

Ben o sabedes todos

os que andades no mundo atafegados

á percura do pan dos vosos fillos

Ises outros que vedes pola rúa

pedindo esmola,

non teñen fame, non, porque daquela

vos teríades morto de vergonza.


E ben vos vexo andar nos vosos coches

ou nos tranvías, a berrar de cousas

estranas, -¡viva, beba, baba, buba¡-

sen reparar naquil esfarrapado

que coa moura mauciña está petando

na porta de ferro.

Por iso penso que non é verdade

o que algún caviloso di dos nenos

que andan así petando pola vida

-¡Non, home, non¡- lle dixen a un de aqueles-

A xente pasa leda......¡Fora boa

que andivesen a rirse dos seus crimes¡



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.