miércoles, mayo 28, 2008

La inagotable crisis del PP

 La crisis del Partido Popular va como la familia: bien, gracias. Los militantes más de derechas empiezan a marchar porque no es su PP el nuevo PP de don Mariano, es un PP desconocido, un PP que se renueva hacia un centro sin la crispación de la derecha con ganas de manifestación y de bronca.
 
 Los antiguos peperos no están por la labor de suavizar el discurso, algunos van en pequeños grupos a Génova 13 a gritar "Rajoy dimisión". Don Mariano, de momento, no quiere oír ni a los simpatizantes que ya no simpatizan con su liderazgo ni a los compañeros que ya no lo apoyan; se queda aferrado a su despacho mientras su proyecto de centro reformista naufragia antes de llegar al congreso de junio. Muchos populares empiezan a sufrir la enfermedad del espanto; hasta el señor Aznar se hace cruces al ver que el sucesor se renueva demasiado. Los peperos quieren seguir derecheando con vivas a la familia tradicional, pestes en contra de la EdC y lejos de consensos con ZP cuando el señor Rajoy ya ha dejado de derechear.
 
 Esto del Partido Popular no tiene visos de solución. Se parece demasiado a las crisis que acabaron con la desaparición de la UCD. Debe ser cierto eso que dicen por ahí de que la Historia se suele repetir.
 
 



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...