jueves, diciembre 13, 2007

Foto histórica ZP-Quintana

 Me recuerda la fotografía del señor Quintana con ZP esas fotos que se hacen los niños y menos niños al lado del famoso de turno. Las miras y no sabes si es el niño el que posa con el futbolista o es el futbolista el que posa con el niño. Se necesitan uno al otro para la foto. Los señores Zapatero y Quintana también se necesitan mutuamente.
 
 Un vicepresidente de la Xunta en La Moncloa estrechando la mano del Presidente del Gobierno de España vende mucho para el potencial votante aquí en Galicia. Ahora somos tanto como Cataluña y el País Vasco, contamos en Madrid, traemos nueve competencias más apalabradas de lo que estaban. ¿Qué hay que apoyar en el Congreso a la ministra de Fomento? Ahí están los escaños del Bloque. Las poco afortunadas palabras de la ministra Álvarez se las llevó el viento. ¿Quién se acuerda del "plan de Galicia de mier..."? Alguno del PP, claro. ¿Y de cuando doña Magdalena olvidó que Lugo también es una provincia gallega? Un lapsus lo tiene cualquiera, sobre todo quien reconoce que "su cabeza da para lo que da". De que en Barcelona anden mal con el Cercanías y el AVE amenace tirar la Sagrada Familia de Gaudí no le hablemos al vicepresidente Quintana. Él piensa en Galicia, y aquí el AVE, que nos queda tan lejano como el Juicio Final, todavía no causa problemas. Lo nuestro es conseguir más dinero. La ministra de Fomento puede decir misa. Al Bloque no le importa; todo se lo perdonan con un cheque firmado por el señor Zapatero en estos momentos de prisas para conseguir una mayoría absoluta que apruebe los Presupuestos vetados por el Senado.
 
 Pero consolemonos. Los hay peores que los del Bloque. Por ejemplo los dos tránsfugas que escaparon del PP para apoyar lo mismo que apoyan en Madrid nuestros nacionalistas: a doña Magdalena y a los Presupuestos Generales del Estado. Me pregunto qué les habrá prometido ZP a los tránsfugas a cambio de sus dos valiosos votos.



¿Chef por primera vez? - Sé un mejor Cocinillas.
Entra en Yahoo! Respuestas.

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...