miércoles, febrero 13, 2008

El intento de agresión a María San Gil en Santiago

 La violencia siempre me pareció asquerosa. Ninguna idea se debe defender con violencia y ningún violento se debe mirar con benevolencia. Un violento, un individuo que grita "ojalá te mate ETA", como le gritaron en la Facultad de Económicas de Santiago a la señora San Gil, es un delincuente.
 
 Siento el más profundo de los ascos hacia los individuos que intentaron agredir a doña María San Gil, una mujer que se juega la vida en el País Vasco defendiendo sus ideas, que siento mías, como mías siento, aunque no comparta, las ideas de todo demócrata al que le nieguen su derecho a la libertad de expresión, y más mías siento esas ideas cuando las intentan silenciar dando vivas a una banda terrorista que lleva cuarenta años sembrando dolor, sangre y muerte.
 
 ¿Qué pretenden los individuos que intentaron agredir a la señora San Gil? ¿Convertir Galicia en la segunda Euskadi? ¿Instaurar el totalitarismo del terror? ¿Imponer su pensamiento único? ¿Y qué hacen los políticos gallegos al respecto? ¿Lo van a consentir?... El bipartito sacó dos notas de condena de los socios por separado, pero en el Parlamento gallego rechazaron apoyar una moción conjunta de condena propuesta por el Partido Popular. Debe ser porque la señora San Gil no pertenece al PSOE ni milita en un partido nacionalista de esos que gustan al Bloque o quizá porque los señores Pérez Touriño y Quintana piensan que los que intentan cortar la libertad de expresión del vecino nunca van a cortar su libertad de expresión. Se equivocan, sobre todo el Presidente de la Xunta de Galicia. Los que boicotearon a la señora San Gil aullarán cuando se atreva don Emilio, si es que se atreve, a ponerle frenos al nacionalismo totalitario que va a adquiriendo protagonismo en Galicia para horror de muchos ciudadanos gallegos.
 
 Estamos a tiempo de pararles los pies, de cortarle las alas a los brotes totalitarios, de decirles con la ley en la mano no, de que la policía detenga a los que hacen apología del terrorismo gritando "ojalá te mate ETA", los jueces los juzguen y condenen. Estamos a tiempo para ahora, en este momento, cuando son cuatro que no merecen llamarse gallegos, mostrarles el rechazo que nos produce su violencia, sus gritos pro etarras, su comportamiento radical.
 
 Galicia no es el País Vasco y no podemos permitir que lo sea. Nuestros hijos merecen heredar la tierra de paz que nosotros hemos heredado de nuestros ancestros.



¿Con Mascota por primera vez? - Sé un mejor Amigo
Entra en Yahoo! Respuestas.

Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...