viernes, febrero 22, 2008

Un debate perdido

 Empezó la campaña electoral ya iniciada hace meses e incluso se podría decir que llevamos cuatro años, toda la legislatura, de campaña entre un PP que lloraba las elecciones perdidas y un PSOE que no creía que había ganado el 14 M.
 
 En esta ocasión el PP va perdiendo. Su campaña es desastrosa. En marketing político don Mariano y compañía tienen un suspenso como una catedral. Hay que animar al personal para ganar unas elecciones diciendo cosas bonitas. Los de Génova 13 sólo anuncian catástrofes que, aunque vayan a ser ciertas en el futuro, el potencial votante del centro político (donde está la mayoría del voto) no quiere oír en el presente.
 
 Viene la crisis económica, decía ayer el señor Pizarro en su desafortunado debate con el ministro Solbes. Eso ya lo sabemos, hombre de Dios. Díganos cómo la va a solucionar el PP y no nos hable de vestirnos de necesidad con esa cara de aprendiz de profesor de economía tras cerrar el negocio. La gente necesita ilusión, creer que viene un ministro de Economía con una receta mágica para bajar el precio de las patatas, y este señor recién salido de Endesa, más que prometer recetas, pronostica enfermedades. Todo lo más que dijo el señor Pizarro fue que bajaba los impuestos y que recortaba el gasto público quitándole el chocolate al loro. En cambio, el señor Solbes salió airoso tirando de cifras con la maestría de un profesor que sabe que va a convencer al alumnado. ¿Qué las cifras no son del todo correctas? La macroeconomía da para decir que el pollo se reparte a mitades cuando lo cierto es que acaba en el plato de un comensal mientras el otro no prueba bocado.
 
 Si el señor Rajoy está ensayando un debate tan aburrido como el de su número dos, podemos ir mirando qué nos ofrece Tele 5 como alternativa para el próximo lunes. Conmigo que no cuente para hablarme de penas sin solución.



¿Con Mascota por primera vez? - Sé un mejor Amigo
Entra en Yahoo! Respuestas.

Tamara Falcó ejerce de hermana de la novia

Tamara Falcó es la hermana de la novia, un papel de segundona sin futuro en el altar a la vista que no gustaría a muchas muejres...