lunes, febrero 19, 2007

¿Qué hacemos con el Ostedijk?

Es más fácil criticar las decisiones tomadas que verse obligado a tomar decisiones cuando la situación se complica. Lo están comprobando los socialistas en el Gobierno de Santiago y de Madrid que tanto criticaron al Gobierno del señor Aznar por la crisis del Prestige mal solucionada. ¿Y ahora que hacen ellos con otro barco que anda dando problemas y con peores problemas amenaza? ¿Pasearlo por la costa a ver si el Espíritu Santo les ilumina una idea feliz que arregle el asunto?

El Ostedijk vuelve a dejar a los políticos sin saber qué hacer, o lo que es peor, nos demuestra a los ciudadanos que nada han hecho. La solución pasaba por presionar en Bruselas, por exigir que los barcos controles rigurosos a los barcos que transportan mercancías peligrosas, por plantarle cara en los organismos europeos a países de la propia Unión que ponen en el mar y amparan a esas bombas flotantes que siempre nos acaban dando un disgusto en Galicia. Recordemos por ejemplo que Gibraltar (la famosa colonia británica en territorio español) es la gasolinera de esos barcos criminales. ¿Y qué hace el gobierno del señor Zapatero para impedirlo? Nada. El señor Zapatero y compañía (también los del PP) andan de Estatutos que no vota casi nadie (un 36% de andaluces; ¡gran porcentaje pírrico!).

Ahora andan pensando qué hacer con un barco averiado que pretendían que llegara a Valencia. Crucemos los dedos a ver si Dios se apiada de nosotros, del barco y de nuestros políticos.

Tamara Falcó ejerce de hermana de la novia

Tamara Falcó es la hermana de la novia, un papel de segundona sin futuro en el altar a la vista que no gustaría a muchas muejres...