miércoles, enero 23, 2008

Marketing monárquico

 El marketing ha llegado a La Zarzuela en forma de publireportaje de familia feliz y austera. Que nadie diga que estos Príncipes son derrochones o no saben educar a sus hijas. En los programas del corazón los criticarán por lo contrario.
 
 La prensa rosa quiere una realeza vestida de alta costura, con grandes salones adornados con cuadros de Velázquez entre el arte moderno de Picasso y las sillas Luis XVI, más algo de decoración zen en el pasillo del palacio. ¿Y el pueblo llano? ¿Qué queremos los ciudadanos de a pie? Personalmente, me gustan estas fotos de los Príncipes que no potencian el consumismo de la play station y se quedan en la bicicleta con ruedines de la niña Leonor. El deporte es importante para que la infancia crezca sana. Lo mismo se puede decir de la lectura. ¿Cuántos padres le leen hoy cuentos a sus hijos? Me parece que muy pocos. Es más fácil encender el televisor y enchufar los niños a los dibujos animados.
 
 En los salones privados de la casa-palacio del Príncipe no se ve un televisor ni una videoconsola. Parece una casa bien de los años setenta, cuando los niños se sentaban entorno a la mesa camilla para leer el cuento de Caperucita más algunos otros relatos infantiles que, sorprendentemente, no metían miedo a las criaturas, pese a que los lobos comían abuelitas, las princesas tenían madrastras, y los príncipes aparecían a última hora para salvar a la Bella Durmiente del sueño de los justos.
 
 Las fotos familiares se completan con imágenes de la vida profesional de don Felipe, un Heredero que a algunos les parece que trabaja poco y otros creemos que tiene un trabajo que es un chollo. Muchos jóvenes cuarentones quisieran un trabajo como el suyo: con sueldo, coches, palacio, vacaciones, yate familiar, viajes al extranjero, fans aplaudiendo,... Yo creo que hasta el señor Gallardón se apuntaría para heredar a don Juan Carlos si la monarquía española se disputará en unas primarias a las que se pudiera presentar cualquier español. Claro, que entonces no se podría llamar monarquía a la cosa.
 
 Don Felipe y su consorte parece que inician una nueva forma de principear a la que no estábamos acostumbrados los españoles. De momento nos abren las puertas de su casa en un reportaje fotográfico al estilo de otras monarquías europeas. Me pregunto si llegarán a decirnos cuales son los sueldos que cobran como hacen otros herederos de la vieja Europa.
 
 



Web Revelación Yahoo! 2007:
Premio Favorita del Público - ¡Vota tu preferida!

Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...