viernes, enero 11, 2008

ZP y el clero

 No se puede negar que la concentración organizada por monseñor Rouco a favor de la familia tradicional católica ha sido un éxito. Nunca los obispos estuvieron tan de actualidad ni el Gobierno le dedicó más atención al clero que al principal partido de la oposición.
 
 Desde el pasado 30 de diciembre, no hay portada de periódico en la que no salga un nuevo capítulo del rifirrafe de ZP con la jerarquía eclesiástica. En la última entrega del culebrón político-clerical, sale de protagonista la vicepresidenta, intentando apagar el fuego sin eliminar el incendio.
 
 Los curas pueden respirar tranquilos: el señor Zapatero va a seguir manteniendo el concierto de sus colegios privados. Lo dijo doña María Teresa en el Congreso, aunque los medios de comunicación pasen por alto esta buena nueva para las siempre necesitadas arcas de las órdenes religiosas. Los socialistas de ZP apoyan en silencio la privatización de la enseñanza que defiende el Partido Popular sin tapujos. Es lo que demanda el personal, lo que quieren los padres que presumen de familia católica en la plaza de Colón (y los ateos también): unos colegios donde sus hijos no se mezclen con los hijos de los inmigrantes ni se sienten al lado del hijo de su asistenta. Creo que Cristo no defendía la diferencia de clases sociales, pero ellos la practican, quieren un país de pobres y ricos. ¿La igualdad de oportunidades? ¿Qué es eso? ¿Qué haría la jerarquía eclesiástica sin un alumno educado en un colegio católico que llegue al Gobierno, a presidir grandes empresas, entidades bancarias y demás órganos de poder?
 
 El señor Zapatero, que en su día hizo la EGB en el colegio religioso Discípulas de Jesús, será un buen pagador. Le dará a los obispos lo que quieren: dinero. Eso del matrimonio homosexual, el divorcio exprés, el aborto y la Educación para la Ciudadanía es una cortina de humo. Con un generoso cheque, Roma todo lo perdona. Y el clero español también.



Web Revelación Yahoo! 2007:
Premio Favorita del Público - ¡Vota tu preferida!

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...