jueves, marzo 02, 2006

Las dos Españas de Machado

No hay unidad frente al terrorismo en España. Los dos principales partidos se tiran los trastos de las dos Españas que han rescatado de la añoranza de abuelos asesinados en Guerras Civiles y elecciones perdidas a la sombra de un atentado. En este clima de crispación generalizada las víctimas salen a la calle para pedir que no se negocie con los asesinos que las hicieron víctimas de la barbarie del terror porque tienen que cumplir sus penas integras. Otra tarde de sábado de pancartas que quita a la calle a la media España de un partido y acalla a la otra media que sin duda también apoya a las víctimas pero por otro camino que va en paralelo sin un encuentro a la vista. Se oyen gritos para todos los gustos bajo la lluvia en un Madrid no sobrado de lluvias. Le gritan al Presidente que dimita y cosas peores que no son dignas del grito y sí producto del odio entre dos Españas cainitas que se saben hermanas pero no se sienten fraternas del todo. Son las dos Españas de Machado. Son las dos Españas que se mataban entre sí en la guerra de nuestros abuelos que rebrotan en juventud cuando deberían olvidarse en el recuerdo cerrado por el perdón mutuo.

Es esta España nuestra una España que requiere tacto en los cambios si es que realmente hay que cambiar algo en los Estatutos. ¡Cuánto se ganaría si se cambiara el debate territorial por el debate de derechos y deberes de los ciudadanos sin poner etiquetas territoriales en un mundo cada día más globalizado! Se ganaría que en vez de dos Españas hubiera una sóla: la de todos, la de los ciudadanos.

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...