lunes, julio 16, 2007

El arzobispo de Los Ángeles compra el silencio

Tapar con dinero el delito es una bajeza moral. El arzobispo de Los Ángeles ha llegado a un acuerdo con las víctimas de abusos sexuales cometidos por más de un centenar de sacerdotes de su diócesis para pagar sus culpas con dinero y no con prisión. Se ha rascado el bolsillo y pedido perdón. Un poco tarde, me parece a mí.

El arrepentimiento hay que practicarlo con hechos, no con palabras. ¿Qué va a hacer con esos presuntos sacerdotes pedófilos? ¿Cambiarlos de parroquia como hizo a los largo de décadas?... Es cierto que no puede "devolverle la inocencia" a las víctimas, pero sí puede evitar nuevas víctimas apartando a esos individuos que utilizan la sotana para satisfacer sus deseos sexuales delictivos en las iglesias, colegios y demás sitios donde haya niños. Que los encierre en un convento.

El cardenal Roger Mahony parece que no está por ello. Se limita a actuar como un Michael Jackson cualquiera que compra el silencio de los pobres con millonadas que nunca en sus vidas imaginaron que llegaran a sus manos. ¿Qué son unas cuantas propiedades inmobiliarias y unos cuantos fondos de inversión para las arcas eclesiales? Calderilla. Dios proveerá mucho más dinero.

¿Y qué dice don Benedicto ante este caso de pedofilia bien pagada? Calla. No sé si un día en un futuro viaje por los Estados Unidos mirará al Cielo y le preguntará a Dios dónde estaba. Yo, como creyente en ese mismo Dios, le preguntó a él dónde está. ¿Qué hace para evitar casos de pedofilia que una y otra vez saltan a la luz pública a la sombra de las vicarias?

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...