miércoles, julio 11, 2007

El espíritu de Ermua diez años después

El espíritu de Ermua diez años después del secuestro y asesinato del concejal del PP Miguel Ángel Blanco está dividido en dos espíritus: el de los que resisten y el de los que dialogan con la banda terrorista ETA. Nada queda de aquel "basta ya" que unía al conjunto de la sociedad española en una multitud de manos blancas bajo la convicción de que el Estado no cedía a chantajes terroristas. Ahora muchos se rinden arrastrados por el señor Zapatero en un sueño de paz a cualquier precio. ¿También al precio de poner en la calle a los asesinos de un joven asesinado cruelmente en una agonía de cuarenta y ocho horas?...

Deberíamos reflexionar si la paz que se consigue a base de ceder ante las pistolas es paz o es sometimiento al terror. La paz del "cedo para que no me mates" mata lo más valioso que tenemos los seres humanos: la libertad; y sin libertad, la vida es esclavitud.

Diez años después en Ermua por un lado estaban los del Partido Popular sin el señor Rajoy (muy ocupado dándoles un discurso sobre futura bajada de impuestos a los empresario madrileños) y por otro lado estaban los socialistas con el alcalde Carlos Totorica leyendo una carta del Presidente Zapatero redactada para la ocasión y consensuada con los nacionalistas.

Me pregunto si dentro de otros diez años quedará algo del espíritu de Ermua que nos unió a todos bajo una misma voz.


Cataluña empieza a pagar su independencia

  Nada es gratis. Cataluña empieza a pagar su independencia con caídas importantes en su PIB, unas caídas que ya...