lunes, octubre 09, 2006

Todo menos fútbol

 Ayer se vivió el primer partido de las selecciones mininacionales de Cataluña y el País Vasco sobre el césped de un Nou Camp con más pancartas reinvindicativas del separatismo que forofos del balompié. Tuvieron tiempo para todo los entusiasmados hinchas, hasta para desearse en el palco de honor un encuentro en una final mundial de las nacionalidades completas. Por desear que no quede que ya vendrá después la realidad con las rebajas.
 
 Pero puestos a soñar disparates sigamos con los sueños que quizá así solucionamos a la vez la multinación que nos ha instaurado el señor Zapatero y el declive de la selección de fútbol patrio. ¿Por qué no eliminar la liga de las estrellas? Podríamos sustituirla por una liga de equipos mininacionales, diecisiete miniequipillos con ADN nacionalista que se disputaran la representatividad de toda la nación despedazada. Los Ronalidiños ya estarían nacionalizandose como  patas negras de toda la vida para poder lucir la camiseta correspondiente. No me refiero a cualquier camiseta porque unos equipos que representan los colores mininacionales lo tienen que hace a lo grande. Yo les propongo que luzcan los trajes regionales en los partidos, hombres y mujeres. ¿O es que no piensan dejarnos jugar a las señoras?...



LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...