TAROT GRATIS

TAROT GRATIS
TAROT GRATIS

lunes, septiembre 10, 2007

El fracaso escolar según la ministra Cabrera

Ya conocemos la causa del fracaso escolar: el bajo nivel de estudios y la escasa renta de los padres de los alumnos. Lo dijo la ministra de Educación, una señora progre, nacida en familia de derecha rica y sobrina de un ex presidente del Gobierno.

La señora Cabrera Calvo-Sotelo mira las estadísticas con ojo de lince. Ella ve números absolutos perdidos en la relatividad que se le escapa. Compara colegios públicos con colegios privados como quien compara El Corte Inglés con la tienda de la esquina. El Corte Inglés factura más que un humilde tendero, ¿quiere decir eso que las lechugas de la frutería de El Corte Inglés son mejores que las de la frutería de Pepe? Seguramente no, incluso me atrevería a decir que las lechugas de la frutería de Pepe están más frescas. Hasta diría con convencimiento que el tendero Pepe es mejor gestor que el dueño de El Corte Inglés. Nunca lo podremos comprobar porque si a don Isidoro Álvarez le propusiéramos ponerse al frente de una humilde tienda de barrio, se negaría. Don Pepe, mi tendero ficticio, estaría encantado de sentarse en el sillón de mando de El Corte inglés, pero sólo puede soñar.

En cambio, la ministra de Educación, si ZP lo permite, puede tomar decisiones. Yo le propongo hacer la estadística completa: que cambie durante un curso académico a los profesores de centro. A ver si esos maravillosos maestros de los concertados-privados consiguen los mismos aprobados en colegios públicos con bibliotecas escasas, gimnasios peores, escasez de ordenadores, conexiones a Internet brillando por su ausencia, alumnos de todas las ramas de la viña del Señor (no sólo de la que florece sin dar problemas), etc, etc, etc. Y para que la estadística sobre el fracaso escolar quede redonda, la señora ministra debería hacer otro cambio más: pasar los alumnos de los colegios privados-concertados a los colegios públicos donde no se regalan los aprobados (yo lo comprobé en carne propia ganando cada título con muchas horas de estudio) ni te chivan lo que va a caer en la selectividad.

La estadística sobre el fracaso escolar plasma la realidad de la educación española: una escuela privada-concertada que está matando por estrangulamiento de recursos a la escuela pública. Y lo de la renta o nivel de estudios de los padres es el topicazo de que de un médico tiene un hijo médico o un albañil, como mucho, tiene un hijo vendiendo camisas en El Corte Inglés.