viernes, septiembre 28, 2007

La anorexia como publicidad

 Hay una máxima en publicidad que dice "quien da primero da dos veces". Lo que da, no sé si primero, pero sí con más fuerza, es el escándalo.
 
 El fotógrafo Oliviero Toscani es un maestro de la provocación escandalosa. Lo ha vuelto a demostrar con la modelo anoréxica que desnuda para la firma de moda Nolita. Sin una sola prenda sobre su cuerpo cadavérico, la chica parece un fantasma esquelético que acusa con la mirada vidriosa a los transeúntes que pasan por delante de la valla publicitaria.
 
 ¿Es culpable la moda de su cuerpo o es culpable la sociedad de la moda y, en consecuencia, del escaso peso de la joven? Difícil respuesta. La moda quiere modelos delgadas. La sociedad (encarnada en familia, amigos, colegio, trabajo, etc) nos adjetiva, sobre todo a las mujeres, de delgadas o gordas. ¿Y nosotras? Pues rematamos la faena cogiendo un complejo.
 
 Estos días la sociedad se escandaliza con la campaña publicitaria del fotógrafo de Benetton. Cosa rara en una sociedad que mira pronto con indiferencia las campañas más radicales de tráfico o los anuncios más terroríficos de las cajetillas de tabaco. La modelo anoréxica mete miedo con su pose de top model mostrando un cementerio de huesos que respiran agonía. Es la enfermedad occidental de nuestro siglo. Por eso muchos se escandalizan. Por eso no quieren verla.



Sé un Mejor Amante del Cine
¿Quieres saber cómo? ¡Deja que otras personas te ayuden! .

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...