lunes, mayo 15, 2006

Hotel papi y mami

 Un joven en una 'minicasa' de cartón durante la sentada en Barcelona. (Foto: EFE)
 
 Los domingos son para descansar de la larga semana laboral. Eso es lo que debieron pensar muchos jóvenes que desean una vivienda digna en precio asequible y metros más amplios de los que les ofrece la ministra Trujillo. Los jóvenes queremos comodidad como todos porque ningún colectivo concreto está a salvo de la pereza del consumo que nubla la gana de salir a la calle a manifestarse porque es más cómodo quedar con unos amigos para tomar un café y poner verdes a los políticos en la clandestinidad de una cafetería. No tenemos ganas de andar por las calles en manifestación exigiendo derechos como hacen nuestros vecinos franceses, ni siquiera nos apetece sentarnos en una plaza para hacer una manifestación más descansada si no hay botellón. ¿Quién tuvo la feliz ocurrencia de convocar una sentada un domingo? Seguramente alguien que trabaja los domingos en algún chiringuito de playa para pagarse la hipoteca del piso. Tonto él que no vive en  el hotel de papi y mami como la mayoría. Hay que beneficiarse del gratis total de unos padres comprensivos con los hijos que se les hacen mayores pero que para ellos siempre serán sus niños.



LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Los chicos de la turismofobia

Bienvenido, Mr Marshall decía el título de una archiconocida película del cine español. Eran otros tiempos. Unos tiempos en los que ...